A menudo nos preguntáis sobre la normativa u homologación que respalda la seguridad de cierto tipo de accesorios para el uso en el coche entre los cuales se encuentra el Nap Up, el único que recomendamos como seguro en ciertos casos.

¿Son seguros los sujeta cabezas para el coche para los bebés y niños? ¿Está el Nap Up homologado y es seguro?

Como cualquier otro producto, los accesorios para sillas de auto tienen que superar los controles y exigencias que marcan las autoridades pertinentes, pero no existe una normativa específica para los accesorios que se destinan al uso en el coche como complemento (interno o externo) a un sistema de retención infantil. Es decir, tienen que cumplir con ciertos criterios comunes a otros productos destinados a ser usados con bebés y niños pequeños, pero no tienen que cumplir con criterios específicos teniendo en cuenta un escenario de un coche sometido a un accidente. Homologación y seguridad en un escenario accidente no tienen porque ir de la mano.

Entonces, ¿cómo podemos valorar la seguridad que aportan determinados accesorios que tenemos y recomendamos en Nordic Baby? 

En primer lugar, y como sucede siempre, una cosa son los requerimientos mínimos legales a cumplir, y otra la exigencia con la que trabaja cada fabricante. Hay fabricantes de accesorios de sillas de coche que testan sus productos en condiciones similares a las que se testan las sillas de auto, para asegurar su respuesta en ese escenario, pese a que no sea un requisito legal para salir a la venta.

En segundo lugar, este tipo de productos siempre son soluciones “a mayores”, es decir que no deben interferir en la dinámica propia del sistema de retención. Ejemplos claros son los conocidos sistemas antiescape como el Houdini Stop, o los bloqueadores del broche del arnés o del cinturón. El Nap-Up se encontraría dentro de este grupo, ya que su principal función es mantener la cabeza del niño colocada correctamente dentro de la zona del cabezal de la silla, cuando esto no se logra con el reclinado de la silla (en sillas ACM) o con el ajuste de la misma (en los grupos 2/3).

En los casos en los que no se pueda lograr un mejor reclinado para evitar que la cabeza balancee recomendamos Nap-Up como único dispositivo existente actualmente en el mercado seguro (hay otros dispositivos similares pero con características diferentes que no ofrecen la misma seguridad en el uso ante un accidente).

Sujeta cabezas Nap Up usado en una silla a contramarcha Klippan Century
El sujeta cabezas Nap Up en silla a contramarcha Klippan Century

¿Por qué si consideramos seguro el Nap-Up?

La sujeción que ofrece Nap-Up no es rígida, no puede serlo ya que si lo fuese interferiría directamente en la dinámica de retención del dispositivo, reteniendo la cabeza de una manera que no es ni prevista ni en absoluto deseable (muchos sistemas sujetacabezas del mercado ofrecen una sujeción rígida). 

Nap Up cuenta con un sistema de botones automáticos y velcro lo suficientemente resistentes para mantener la cabeza en posición correcta en condiciones normales de reposo, pero demasiado débil como para hacerlo en el momento en que hay un accidente y deceleración, en ese momento no queremos un elemento rígido que permanezca fijo y pueda interferir con la protección/acción de la silla, por el sistema de botones/velcro del Nap-Up con una fuerza superior a la normal de una cabeza en reposo saltan los automáticos y el velcro.

Siempre lo recomendamos en caso de necesidad porque, cuántos menos accesorios externos utilicemos en el uso de la silla, mejor. 

Normalmente si se elige y ajusta en un punto de venta especializado y presencial una silla de coche evitaremos que tengamos que recurrir a este tipo de dispositivos. Otras veces, incluso siendo una silla correctamente asesorada e instalada, nos vemos en la necesidad de recurrir a algo más y siempre analizamos la situación más deseable con las características que tenemos. 

En el caso del Nap-Up valoramos…¿si no utiliza el Nap-Up va la cabeza del peque caída hacia adelante? En esa posición, ante un impacto, va a ser más difícil que la silla realice una adecuada retención. Evaluamos la situación para poder saber si en caso de utilizar el dispositivo mejoraría la seguridad ante un accidente vs no usar el dispositivo analizando las diferentes opciones que podamos tener (modificar el reclinado de la silla, modificar el uso de reductores de la silla o utilizando un sujeta cabezas como este).

Si ya no es posible solucionarlo con la elección de la silla o reinstalación de la misma en una posición más reclinada…en esos casos contamos con una solución eficaz como puede ser el Nap Up.

Instalación muy sencilla

Este sujeta cabezas se instala de forma muy sencilla, te dejamos un vídeo para que puedas ver con mayor detalle.

¿Tienes alguna duda al respecto? Nos la puedes dejar en comentarios o contactarnos por whatsapp desde este enlace.